lunes, 7 de mayo de 2018

Único



Cómo expresar lo inexpresable
con un cuerpo enmudecido
por el intento siempre fallido
de decir sin hablar.

Emotividad desbordante
sin canal que la apacigüe,
surge como lava volcánica
desde un cráter palpitante,
derritiendo todo lo que toca.

Intento de llamar su atención
o encubierta provocación.
Sé que lancé una bomba
en terreno inhóspito
y la bomba implosionó.

No existe momento adecuado
para actuar de tal manera,
acciones en apariencia meditadas
que ya habían sido tomadas
por mi yo más primitivo.

Una impaciencia feroz me enloquece
mientras peleo con mis expectativas,
a regañadientes me trago
la incertidumbre de siempre,
cuando trato de controlar lo incontrolable.

La vergüenza me hace un traje,
el sinsentido me da pavor,
nunca tomaré las decisiones perfectas
y seguiré escarbando en el vacío
con mi autocrítica a cuestas.

Me vi tan sobrepasada por mis emociones…
quise que fueras mi espejo.
Ni estimaba los riesgos,
ni conocía las consecuencias.
  
¿Fui valiente?
Claro que importa.

Presunta culpable
de seguir siendo la misma;
mientras tú sigues pareciéndote
tan seductoramente
a la imagen que me formé de ti.

Si dejo de mentirme,
sabré que he mirado
a los ojos de mi miedo.

Vidas que se cruzan
en un nexo causal.
Mis efectos, mis paraqués,
son parte de este proceso
en el que sólo cabe arriesgar.

Modelando a personas auténticas,
construyendo mi ser,
gestionando mis deseos
y renunciando a lo que quiero
como condición para crecer.

Necesitaba tus impresiones,
bofetadas de realidad…
como siempre,
tus palabras me calmaron.

No pude despejar
todas mis dudas…
como siempre,
me meciste en tu calidez.

Dame tu mirada profunda
y no rebajes nunca la intensidad.

No sabes cómo duele renunciar,
aunque no te haya tenido,
a alguien único
como lo eres tú.

miércoles, 7 de febrero de 2018

Arrastrada por la vida


Esta vida que avanza irrefrenable
como una visión en túnel,
yo trato de asir todas las riendas
para que no vaya tan rápido;
tan sólo consigo ser arrastrada,
con violencia.

Y así quedo en mi parálisis corporal,
atenazada por el miedo,
con una mente en movimiento
y una brújula desorientada.

Busco ayuda con la mirada,
al salir de mi boca
silencios que no quiero,
mientras mi cuerpo gesticula
de forma espasmódica.

Cuido mi interior,
me subo a la conciencia,
aprendo de mis fallos
y evito ser tan necia.

Pero la vida me sigue arrastrando…

Mi cerebro se colapsa,
mis emociones estallan;
mi cuerpo se contrae,
afligido por la tensión.

Un bloqueo constante
con el que aún me peleo.
Y sigue haciéndose grande
un dolor incesante:
es la soledad eterna.

Este filtro de papel
por el que penetra lo ajeno,
agredido por los otros,
malherido por ser tan frágil.

Emociones intensas, profundas,
en un intento por ocultarlas
alimento mi bloqueo.

Atormentada por mi locura,
siempre es un alivio escribir:
a modo de vómito, expulso
los desechos que me lastran.


Quizá así me arrastre menos la vida...

jueves, 15 de junio de 2017

Dolor enamorado



Una vez más
mis ilusiones se evaporan,
menos mal que
me hallaba en preaviso,
con la mente alerta y
el corazón desconfiado.

Ligero flechazo
embebido de química,
borrachera de hormonas
cuando me besaste y
sentí mi amor
asomarse al abismo.

Mi imaginación
comenzó a divagar
por derroteros de
compromiso y complicidad,

pero tú empezaste
la carrera con ventaja,
con la ansiedad propia
del que busca olvidar.

Y yo partía olvidada,
con los recuerdos tranquilos
y el alma en sosiego.

Así fue como pudo ser
lo que no fue.
Nunca mis ilusiones
se frustraron tan rápido.
                                                                   
Buena señal, quizá:
la vida se ofrece sincera
si se le mira de frente,
con valentía.

Y el sufrimiento duele menos
si se aceptan las circunstancias
tal y como son,
porque todo viene dado…

Tan sólo permíteme
que derrame unas lágrimas
de dolor enamorado.

sábado, 20 de mayo de 2017

En busca del flow


Cuando fluir se convierte en esencia,
y la esencia se deja entrever
en cada microgesto.

Me impongo trabas,
condicionantes que se repiten
sin estar en mi naturaleza.

Mi escudo choca con los demás,
y yo tan convencida
de mi apertura mental.

Busco la profundidad
desde la superficie,
lo real se distorsiona
desde mi prisma subjetivo.

Con un mantra fijo:
“actuar a pesar del miedo”,
pero asusta tanto…

La libertad está en la mente.
Y los muros invisibles,
¿cómo se derriban?

La amistad, la familia,
pilares básicos
de mi morada de papel.

El amor,
personificado en lo sensorial.
La idea del amor,
sinrazón del cuerpo.

Avanzo tambaleante
por el sendero
que me lleva a Ítaca,
lo tengo cerca,

ya se ve en el horizonte:
justo encima del mar
y debajo del sol vespertino.

Con marcha tranquila,
 práctica espiritual
y todo el alma
para guardar lo esencial
y desechar el resto.

La sensibilidad supura por
cada poro de mi cuerpo,
usarla a mi favor
es un puzle
que voy componiendo.

Lo demás viene solo,
fluyendo
como la música,
la química,
la poesía…


lunes, 2 de enero de 2017

Soltar


Reptando en un avance imparable,
la oscuridad no me impide buscarte
aun sabiendo que no estás.

Quise imaginar otra cosa,
obviar los acontecimientos,
pero mi mente emocional
ya había sido raptada.

No sé con qué luchar,
he sido desarmada.

Maldito círculo vicioso,
concatenación de hechos
con caras diferentes,
de forma cíclica
y mecanismo exacto.

Un deseo de amar
me estremece
me conmueve
me enloquece.

Un sendero primitivo
de incoherencia,
irrealidad.

De arriba abajo,
de abajo arriba,
lucha constante
de corazón y mente.

Y me posee la euforia.

Así soy yo,
tratando de serenar
el impulso
que me domina.

Reprimir el ímpetu
en el juego social.
Buena imagen, sensatez,
autocontrol, madurez.

Un reencuentro con
la paz interior,
voluntario, buscado,
la mejor versión de mí misma.

Pero recaer en la droga emocional
es muy fácil,
pues largo es el recorrido
de experiencias varias,
escarmiento insuficiente
para un alma arrebatada.

Con comprender no basta,
llorar es de fuertes
cuando las bestias
alientan, hambrientas.

Soltar…
desprenderme
 del mayor apego
al que siempre he cuidado
como a un tesoro.

Soltar…
todo el aire
de los pulmones,
quedarme muy quieta,
ser sólo ahora.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Abrazar el caos

Hace tiempo que no escribo y más tiempo que no publico en el blog, a veces compartir la intimidad no es fácil. Y así termino el año, compartiendo unas líneas, ya me pedían a gritos que las escribiera.


Abrazar el caos una vez más,
consciente de los automatismos
que me dominan,
pero estando presente:
para mirar a los ojos
de mi espejo.

Ahora
la tempestad es más serena,
la adrenalina más sensata,
pero los versos no nacen
sin que bullan los sentidos
en una suerte de pirotecnia.

Alguien me dijo que
soy demasiado sentimental,
qué pecado el tener
los sentidos a flor de piel,
y la piel muy fina,
 conexión directa con el alma.

Y en la magia de la vida:
alguien me espera,
yo te busco,
tú la imaginas…

Todos detrás de lo admirado,
la pieza opuesta
para completar el puzle
del subconsciente,
repitiendo patrones,
creyéndonos tan libres…

Y me quedo con sus ojos fijos,
su abrazo sutil,
carácter conciliador
en palabras suaves,
mente abierta,
y seguridad calma.

[Pellizquito con vida propia
que anula mis reflejos].

Con la certeza de lo aprendido,
 la pureza que otorgan
las miradas directas y cristalinas
las verdades curvas, como sonrisas.

domingo, 17 de abril de 2016

Ser contigo


Jugar a seducir:
un roce, una caricia,
sutiles, contenidos.
Un beso húmedo,
un beso tierno,
calidez primaveral,
suspiro ligero.

Diálogo silencioso,
tu rostro me habla
expresivo, afligido;
cristalino, mar en calma.

Quiero sentirte con todos
los sentidos que poseo,
quiero poseerte sin creer
que te tengo.

Tu piel pegada a mi piel,
cálida, consciente,
tu aliento
en cada poro de mi cuerpo,
las hormonas, tu aroma…

Unidas por la misma cadencia
en un tempo perfecto,
acompasado,
saber que te presiento,
sentir que me veo
en tus ojos intensos.

Ese algo intangible,
ese ideal posible.

Desconozco la medida
del tiempo,
carcelario invento
pero fiable como el cuerpo.

Mi tiempo se detuvo en tus silencios,
se contuvo en tus labios,
se perdió en tus movimientos,
mi tiempo ya no es sólo mi tiempo…

Mis palabras son imprecisas,
no saben sentir;
mis emociones son difusas,
no saben mentir.
Mi corazón es joven y sabio,
miedoso y constante,
presente a cada latido.

Siéntelo cuando me toques,
óyelo cuando me beses,
caliéntate con su fuego
cuando estés conmigo
como bien tú sabes…

Quisiera ser contigo,
sólo ser.
Alargar ese deseo
de temor y anhelo,
demorar ese placer.

Quisiera robarte
en noche de luna eterna,
promesa delirante
de pasión y carne.


lunes, 1 de febrero de 2016

Madrid es la noche

En una ciudad como esta,
provinciana y cosmopolita,
personas del mundo
 confluyen como urbanitas.

De la mano de grandes amigas
me dejo fluir, ser, existir,
me convierto en mí misma,
me desinhibo, bebo, disfruto, bailo.

La conexión de las mentes,
vínculo fraternal,
la comprensión de lo evidente,
emoción tan natural.

Satisfacción que brota
de vísceras, tejidos blandos,
regocijo que explota
en sonrisas y labios.

Madrid es la noche,
su gente de todas partes,
el lenguaje universal,
el misterio de sus amantes.

La sorpresa de lo inesperado,
atracción controlada por
el dosificador de la duda;
pasión derramada por
el fruto de la apertura.

Vivencias que se impregnan
en el imaginario,
colectividades que concentran
energía, sudor, escenario.

Inteligencia, sensualidad,
vibraciones magnéticas.

El tiempo se detiene,
el tempo se atempera,
no hay reloj para cifras,
sólo amor para letras.

Abre el telón de lo inmoral,
de lo políticamente incorrecto.
Prueba a sentir lo real
de ampliar el intelecto.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Canción para soñar

Equivocadamente dijiste
que me amabas,
decías “te doy todo”
y no me diste nada.

Cúlpame de quererte por encima
del placer, deber y sufrimiento,
cúlpate por confundir
el amor y el sentimiento.

Algo de mí se me está muriendo,
pero sé que algo nuevo
 ya está naciendo.

No soy la misma,
y quiero vivir,
quiero vivir
como estoy sintiendo.

Digan lo que digan
yo tripulo mi barco,
digan lo que digan
en mi cabeza mando.

Hoy mejor que mañana
pues la vida es presente,
ya no vale posponer
los deseos siempre.

Cierro mis ojos
para imaginar
 las certezas que
pueblan mi mente,

para saber que
puedo ser feliz
de mil formas diferentes.

Cierro mis ojos
para evocar la emoción
de aquel instante…

fue real,
fue catarsis
y vi mi sueño:

Una constante.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Elegía a la inocencia

Guarda el calor del sol,
sigue el azul del cielo,
la luna te guíe en la noche,
la naturaleza cure tu duelo.

Las lágrimas limpien tu quebranto,
el perdón sane tu ira,
se diluya en el aire la violencia
que tu interior retorcía.

No sucumbas a la desesperanza,
no vivas abrazado al temor;
los artistas deben ser optimistas,
morir y renacer del dolor.

Confía en las personas que quieras
y si te engañan no sientas culpa,
pues viste aquello que mostraron
y tu misión no es buscar la parte oculta.

La bondad no se compra,
la empatía se cultiva.
El egoísmo es despiadado
si se mezcla con orgullo.

Y así, de crueldad
se visten las vivencias,
si la ignorancia latente
toma las riendas.

¿Crueldad o ignorancia?
Cómo ponerle nombre
al vacío voluntario,
a la vida malograda.

Si los demás quieren con egoísmo,
tú no seas como ellos,
porque llegado el momento
descubrirán
que siguen enamorados
de sí mismos.

Si te desnudaste al completo
y tu alma has descubierto,
no sientas debilidad, tan siquiera pudor,
pues tu apuesta fue arriesgada
y valiente fue tu amor.

Si la sinrazón te supera,
la soledad te burla,
te sientes herido, traicionado,
la memoria te atormenta.

Si la vida te pone a prueba
y no te dejas intimidar,
sino que aprendes, maduras,
y te vuelves a levantar,
recuerda:

te espera algo bueno,
cuando seas más fuerte,
 algo más sabio,
y tu miedo sólo sea
el impulso hacia tu anhelo.



jueves, 21 de mayo de 2015

Aunque no tengamos dueño, no somos libres

La otra noche, mientras veía unos bonitos fuegos artificiales frente al estanque de El Retiro, tuve tiempo de reflexionar sobre cuestiones varias. Las explosiones de luz y color eran espectaculares, y unidas a “El lago de los cisnes” o “La bella durmiente” de Chaikovski, además de otros temazos clásicos, lograban un ambiente casi místico. A pesar de la marabunta de gente que observaba agolpada, todos admiraban en silencio esa maravilla hipnótica que nos regalaba el Ayuntamiento (imagino). En algún momento me sorprendí a mí misma conmovida por aquellas luces y removida interiormente por emociones encontradas. Una de mis amigas bromeaba con tener voz de soprano para secundar la música. Sospecho que eso habría elevado el espectáculo hasta el culmen de la emotividad. Su comentario me hizo meditar sobre lo simples y manipulables que somos. Con cualquier necedad nos tienen entretenidos y contentos.

Los medios de comunicación nos acribillan los sentidos con todo tipo de información, con tal de que se cuele en nuestro subconsciente y se aloje allí, en silencio, pasando desapercibida así para nuestras mentes pensantes y racionales. Tenemos la posibilidad de pasar esos datos por embudos y filtros, ir desechando lo que no interesa, cerrar la boca, apretar los ojos, taparnos las orejas… La parte negativa es que hay dos obstáculos insalvables con los que lidiar: el primero es la cantidad incuantificable de estímulos que nos rodean (Bar Pepe, megafonía de Mercadona, modelos en la marquesina del bus, olor a Loewe, coches pitando, humo de tabaco, Cristiano Ronaldo, maniquíes con la boca abierta, vota PSOE, operación biquini, llévese dos por uno, Messi, compro oro, hacer, trabajar, crecer, ahorre el 20% en sus compras, farmacia 24 horas…); el segundo es la percepción sesgada con la que observamos el mundo, fruto de nuestros familiares, nuestra educación, el ambiente en el que nos hemos criado y nuestro entorno en general (incluyendo los estímulos que dije antes).

Por lo tanto, el trabajo para objetivar los hechos y las opiniones es arduo e improductivo al cien por cien, pero vale la pena intentarlo. Finalizado este proceso de autoconocimiento, podemos estar orgullosos a la par que resignados de que somos menos auténticos de lo que creíamos. Estamos listos para contraatacar. Ahora toca ser inteligentes para que no nos manipulen de más, toca poner en duda toda la información recibida, despojarnos de prejuicios y sacudirnos el miedo de encima. Que “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”, pues yo me cago en esa frase y digo que mejor una experiencia nueva que arrepentirse después echando la vista atrás.

Y todo esto para transmitir algo simple: que seamos responsables y votemos en las urnas, que no nos cuesta nada y nos merecemos otra oportunidad. Nos merecemos ilusionarnos, con inquietud pero sin miedo. Así que hagamos un pequeño esfuerzo para aportar lo poquito que podemos. No votemos en blanco, no favorezcamos así a los partidos grandes como hemos hecho siempre ignorando la ley electoral (incluyo un enlace interesante sobre el voto en blanco). http://hipertextual.com/2015/05/voto-nul-y-voto-en-blanco


Porque nos merecemos un cambio a mejor para la mayoría y el momento es ahora, porque ayer ya se fue y mañana es tarde.

Y para terminar, una canción de un grande como Ismael Serrano, cuya letra no deja de recordarme a este momento que estamos viviendo ahora.